Nuevos retos en la enseñanza

Comparte en tus redes:


La tecnología y la economía están transformando muchos aspectos de nuestra sociedad como nunca habíamos conocido hasta ahora. ¿Es posible que nuestro sistema educativo pueda encajar los retos del futuro sin plantearse cambios drásticos? Personalidades y algunas instituciones líderes del mundo educativo ya nos están advirtiendo que no. Hay países como Finlandia que se han propuesto muy en serio esta adaptación a los nuevos tiempos y ya se han puesto manos a la obra.

¿Qué hace falta?

Los estudiantes de hoy necesitan algo más que la instrucción de un profesor en sus asignaturas. También necesitan aprender habilidades clave que les resulten útiles para desenvolverse en el nuevo entorno de una sociedad muy competitiva a nivel mundial. Ya no es un lugar de compartimentos estancos, el planeta se ha globalizado.

 

Por ello es preciso que los estudiantes:

 

  • Cultiven el pensamiento crítico.
  • Mantengan y refuercen su creatividad.
  • Sepan enfrentarse con lógica a la resolución de problemas.
  • Estén habituados a saber comunicar y colaborar con sus compañeros.
  • Tengan una buena alfabetización digital en el sentido de saber encontrar, evaluar, sintetizar y presentar la información.
  • Hablen un segundo idioma de forma más eficaz y efectiva, esto es, en menos tiempo,  con menos esfuerzo,de forma más amigable y con mejores resultados.

 

¿Qué no hemos tenido en cuenta hasta ahora?

No hay dos estudiantes iguales. Cada uno tiene un ritmo diferente de aprendizaje,  diferente grados de afinidad por las materias, unos sintetizan mejor, otros pueden memorizar con más facilidad, algunos destacan por ser creativos y sin embargo el modelo actual pasa por encima de todas estas cualidades personales. 

 

Lo que nos estamos planteando ahora es cómo podemos satisfacer las necesidades específicas de cada estudiante y ayudarlo a que tenga éxito. Ese debería ser el objetivo respecto del cual se vertebrase toda nuestra estrategia como profesores.

¿Qué nueva estrategia podemos seguir?

Lo primero es tener la voluntad por parte del sistema educativo y de los profesores de cambiar sustancialmente el antiguo sistema y a partir de ahí podemos ir recopilando algunas ideas esenciales como son:


1. Uso de la tecnología  pero para lograr mayor eficacia y comodidad en el aprendizaje de los alumnos no para seguir enseñando de la misma forma, ahora, en un soporte digital. Un par de ideas son:

Libros digitales: lecciones más atractivas y más interactivas.

Por ejemplo las editoriales están dando un gran paso a la hora de presentar los contenidos en las ediciones digitales. Ya no solo se trata solo de texto y fotos, ahora los alumnos pueden visualizar en un vídeo cómo tiene lugar la reproducción celular, pueden acceder a esquemas de la lección y contestar a preguntas en forma de test interactivo para ayudarle a repasar.


Flipped classroom = Voltear la clase

Se trata de que los alumnos  vean en casa un vídeo lo más ameno y atractivo posible del contenido que el profesor tratará en la siguiente clase. Esto permite a los profesores interactuar mucho más con los alumnos en el cara a cara en lugar de estar soltando una aburrida conferencia.



Ahora, no vayamos a duplicar el trabajo de los alumnos ni que el profesor se desentienda de su tarea. Se trata de que tengamos más tiempo para allanar las dificultades del contenido que tienen que hay que asimilar pudiendo plantear más ejemplos en clase, usar estrategias más motivadora y dedicar más tiempo a asegurarnos de que lo han comprendido.

2. Un sistema de evaluación basado en competencias. La enseñanza y la medición de estas competencias, no nos engañemos, es todo un reto si queremos pasar de las palabras a los hechos pero ya se está consiguiendo. La idea es transformar las aulas en espacios muy agradables de trabajo donde los niños adquieran los conocimientos haciendo proyectos conjuntos. Por ejemplo si se hace un proyecto sobre la ilustración lo enfocaremos para que aprendamos arte, historia, filosofía, y mapa geopolítico del siglo XVIII. Una enseñanza integral, donde conectemos con coherencia todos esos aspectos y no queden desligados unos de otros.

 

Podríamos hacer una pequeña construcción a escala y entonces tener que aprender estática de fuerzas en Física, algo sobre materiales en Tecnología y quizá entonces sea el momento de introducir parte de la trigonometría y los vectores como unas herramientas que nos ayudan y no como un auténtico rosario de fórmulas que nos amarga la existencia. 

 

No solo vamos a conseguir una forma más eficaz para que el contenido se asimile mejor y de forma más amigable, además vamos a revertir el aburrimiento crónico que sufren los estudiantes con las clases magistrales y el creciente y lógico desinterés de estos por sus estudios. 

El profesor  en el desarrollo de estos proyectos también debe encargarse de:

  • Enfocar las habilidades de cada uno de sus alumnos.
  • Impulsar su motivación.
  • Que aprenda a asumir responsabilidades, tomar decisiones y hacer elecciones.
  • El filósofo John Dewey insiste en que la mejor forma de aprender es explorando. Los niños tienen que convertirse en protagonistas de su propio aprendizaje  de forma que ante las nuevas situaciones que se les planteen reaccionen con interés, flexibilidad y curiosidad.

3. Hay que personalizar en la medida de lo posible el aprendizaje. En los próximos años tendrá se irá implantando la tecnología de aprendizaje adaptativo analizando los datos que determinen en qué áreas concretas encuentra problemas cada estudiante. De esta forma, cada alumno avanza a su propio ritmo y sigue su propia ruta dentro de los contenidos del curso.  Con el aprendizaje adaptativo cada alumno puede repasar el material más adecuado para sus lagunas o dificultades particulares y los alumnos avanzados pueden pasar a nuevos conceptos en vez de perder interés o aburrirse.

 

Es la aplicación de la tecnología del  big data a la personalización de la educación, ofreciendo a cada alumno recomendaciones individualizadas  sobre lo que debe estudiar al tiempo que se les proporciona a los profesores datos para apoyar mejor el aprendizaje de cada estudiante.

Estas son solo tres ideas que además habrá que ir perfilando poco a poco pero es evidente que tenemos que incorporar más si queremos realmente conseguir que los alumnos aprendan más, mejor, con interés y de forma amena.



Escribir comentario

Comentarios: 0